CODIGO DE COMERCIO DOMINICANO –ANTECEDENTES HISTORICOS.

CODIGO DE COMERCIO DOMINICANO –ANTECEDENTES HISTORICOS.

El derecho comercial es definido como el conjunto de normas del derecho privado que rigen los actos comerciales que ejercen los comerciantes entre sí o en sus relaciones con personas no comerciantes. Fue en el año 1884, cuando la República Dominicana contó formalmente con una ley de comercio, pero no de raíz nacional, sino que adoptamos el Código Napoleónico de Comercio Francés de 1807 y sus modificaciones, el cual luego de traducido lo denominamos: Código de Comercio de la República Dominicana.

Yendo un poco atrás, vale indicar que hasta la invasión haitiana de 1822 y de ahí hasta 1827 regía entre nosotros en materia de comercio, las Leyes de India y de la Metrópoli española, hasta que en ese último año los haitianos nos impusieron su Código de Comercio el cual no era más que una versión adaptada del Código Francés.

Ya separados de Haití, para el año 1845, entro en vigor el Código de Comercio Francés sin traducir, hasta el período de la Anexión a España (1861-1865) en el cual se puso en vigencia el Código de Comercio Español, el que también, dicho sea de paso, era una adaptación del Código de Comercio Francés. Recuperada nuestra independencia de España con la Guerra de la Restauración adoptamos nueva vez, digamos que por uso y costumbre, el Código de Comercio Francés, hasta que formalmente el Presidente Ulises Heureaux dictó el Decreto de fecha 5 de junio de 1884 que ordenó su adecuación y traducción y se denominó como dijimos más arriba "Código de Comercio de la República Dominicana", el cual nos rige a la fecha.

Actualmente nuestro Código de Comercio se encuentra un tanto rezagado debido a que no ha sido actualizado por el Congreso Nacional conforme los avances de las nuevas relaciones comerciales que se suscitan a nivel local e internacional, a tal punto de que algunas de sus disposiciones resultan obsoletas y otras escapan a su cobertura. Sin embargo, el Congreso en vez de actualizarlo ha optado por abrogar parte de sus disposiciones que hoy resultan inaplicables, y en su lugar ha dictado por separado, leyes especiales tales como la Ley de Sociedades Comerciales y Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, No. 479-08, y la Ley No. 141-15, de Restructuración y Liquidación de Empresas y Personas Físicas Comerciantes, cuyas materias estaban contenidas originalmente en este Código.